2017-07-03

9 claves de los comportamientos dentro de una organización en red.

Personas enredadas.
Por Asier Gallastegi.
Korapilatzen enredando.

behavior-in-groups.jpg
9 claves de los comportamientos dentro de una organización en red

A veces suelo hacer un pequeño ejercicio. Miro a las personas que forman un grupo, un equipo y me los imagino unidos entre si por lanas de colores. Les rodean la cintura y desde allí parten en busca de otra persona. Me gusta imaginar la telaraña que forman. Es enorme y cambia de tamaño y forma sin parar.


Los colores dicen cosas pero solo a veces los entiendo. Hay momentos en los que la lana de un color agrupa a personas sobre la misma tarea, otras a la gente con más relación, también en algunos casos a los más se pelean, los que llevan más tiempo, los que llevan menos, …

Otra información que me gusta descubrir es como de tensos o destensados se encuentran los hilos. Hay algunos que si se cortaran harían rodar a media docena de personas por el suelo, otras apenas se inmutarían, ya estaban desconectadas sin necesidad de tijeras.

Cuando una persona corre hacia uno de los cuatro puntos cardinales arrastra a cuantos se encuentran atrapados en su red. De alguna forma mueve a todas las partes que forman el conjunto.

Y esta imagen sirve para fijarnos en las personas que conforman nuestra organizaciones y conocer las filias y fobias pero también entre las relaciones que se dan entre estos/as y otras organizaciones, los clientes, las administraciones publicas, el entorno más cercano,…

Imaginaros ahora esa nueva red de lanas de colores. Ocupando, no ya nuestras oficinas, subiendo y bajando las escaleras, entrando y saliendo de panaderías, las oficinas de nuestros proveedores, las salas dónde hemos impartido o recibido formación,…

Hay gente que sigue prefiriendo ver un conjunto de personas desconectadas cuando mira a una de estas organizaciones. Puede ser que estén más entrenados en los nudos internos. Los que conectan corazón con riñón, con la cabeza y las manos y los pies. Es un buen entrenamiento, pero a menudo se pierden la parte del guión que habla de las dinámicas ENTRE por las apasionantes dinámicas INTRA.

(Introducción a un pequeño texto que estoy terminando para una revista de educación en el tiempo libre. Y no puedo dejar de acordarme de estas dos mujeres cuando escribo sobre redes de colores ;D)

Personas enredadas II; casidecalogo1

Por Asier Gallastegi 
Korapilatzen enredando 

Desde esta visión de personas enredadas y sin ninguna duda de dejarme algunos temas importantes en el borrador creo que esta pudiera ser una lista resumen de retos/ideas para nuestras organizaciones como red. Algunas están ya recogidas en varios posts de esta casa.  

Sirvan como “casidecalogo”:

  1. Las peleas son solo peleas. La realidad no existe.
  2. Pensamiento crea realidad. Cuidado con lo que imaginas, se puede hacer realidad.
  3. No busquemos el consenso, miremos hacía el mismo lugar
  4. Escuchamos particularidades como información de lo colectivo
  5. Otras maneras de buscar profundidad; las causalidades son complejas
  6. Cuidemos de lo raro y excepcional
  7. Trabajamos en la frontera, en los limites
  8. Cuidamos los relevos; reconocemos a los viejos y escuchamos a los nuevos
  9. Aprendemos de lo que hacemos

Me centro hoy en las cuatro primeras:

1. Las peleas son solo peleas. La realidad no existe.

Lo que pasó siempre puede tener otras lecturas, siempre más complejas y casi siempre más acertadas y descriptivas de la realidad o a alguna de las fantasías posibles para contar lo que ocurre, o nuestro viaje por lo que ocurre.  Aquí, en el choque entre realidades absolutas, ya solemos tener nuestros enganches. ¿Cuánto debate por puntualizar y matizar hasta la extenuación temas tan complejos como imposibles de atrapar por las palabras?

 Dicen que “la realidad no existe y si existe nadie sabe como es” y si entonces gran parte de lo que nos limita son construcciones, ¿porque no probar a inventarnos otras “mentiras” que nos sirvan mejor?

Un primer paso, como sugerencia, puede ser dedicar más tiempo a escuchar. Encontraremos información matizada de todo lo que mantiene lo que esta como esta. Además de otras visiones seguro que complementarias, posiblemente contrarias, a las que tu habías construido, construyendo miradas más complejas y entrenadas.

2. Pensamiento crea realidad. Cuidado con lo que imaginas, se puede hacer realidad.

¿Cuántos cursos hemos hecho ya en los que ha aparecido la dichosa “profecía autocumplida” o familiarmente llamada “efecto pigmalion”? Pues mucho cuidado, parece que el acercamiento teórico esta aprobado pero seguimos conviviendo sin parar con este, por otro lado, complejo proceso de reducción de realidades.

Lo escribía el otro día en el blog y me vais a permitir la autocita: “Pareciera que es la realidad la que nos mueve para colocarnos en un lugar o en otro pero es justo lo contrario, son nuestras ideas, nuestra manera de entender el mundo la que va dando forma real a la realidad. Habrá procedimientos dónde las expectativas no influyan con semejante peso, pero en la construcción de las relaciones, las organizaciones y la sociedad son clave absoluta”.

A algunas personas tomar conciencia de este proceso les puede dejar nerviosas, como con miedo de imaginar. La buena noticia es que cambiando nuestro lugar podemos cambiar algunas cosas.

3. No busquemos el consenso, miremos hacía el mismo lugar.

La fantasía del consenso como la mejor de las alternativas, suele enredarnos en debates eternos dónde habitualmente la pelea toma forma de proceso participativo sustentada en batallas de poder al más puro estilo de la lucha libre. Mi primera pregunta: ¿podríamos trabajar para conseguir nuestros objetivos sin necesidad de tanta reunión buscando coordinar y acordar?

A menudo las relaciones dentro de nuestros equipos cogen tamaño e intensidad de telenovela. Lo compartían el otro día en el marco de la formación sobre participación genuina en Eutokia con Eugenio Molini, parece que desde el punto de vista de la productividad, solo uno de los puntos de vista posibles, cada tres años deberíamos de cambiar los equipos, rotar a las personas.

A veces solo un giro hacia lo que nos une y da sentido a nuestro trabajo, las personas con las que trabajamos sirve para colocarnos en nuestro lugar.

Y entonces, con los horizontes claros, las personas pueden trabajar en el mismo sentido sin invertir tanta energía en contrastar cada poco tiempo si esto es así, ni pretender controlar esfuerzos y dedicaciones.

4. Escuchamos particularidades como información de lo colectivo.

Con las gafas “intra” de las que hablaba hace un momento cuando un compañero/a comienza a llamar la atención o a tocar pequeñas notas disonantes respecto a la sintonía común todas las miradas se clavan en él. “Tendrá mal afinado el instrumento” “parece que no ha dormido bien”, “tiene problemas personales”, “algo he oído sobre…” y entonces todo se activa para que así sea.

No nos cuestionamos que ocurrió en su rededor –que somos nosotros- para que ocurriera lo que ocurrió.

La más inteligente de las preguntas cuando escuchamos ruidos en nuestras entidades es algo así como ¿qué me dice a mi esta situación de nuestro momento como organización? Y dedicarle un tiempo, que por supuesto quitaremos del que invertiríamos en adivinar porque esta persona hace lo que hace. De alguna forma si alguien se duele de su cintura puede que no tenga que ver con su cinturón sino con la lana que lo envuelve.

pd: Segunda parte de este articulo del que es os hablaba

Personas enredadas III; casidecalogo (3 de 3)

Por Asier Gallastegi 
Korapilatzen enredando 

Esta es la tercera parte y ultima de un texto. Aquí la primera parte y aquí la segunda. Continuamos con el casidecalogo.

5. Otras maneras de buscar profundidad; las causalidades son complejas

Es interesante sustituir los “porques” por los “paraques”. Lo he escuchado varias veces y me sigue gustando la frase “Si quieres tener un problema pregunta porqué”.  Vayamos tranquilos para entender que esta detrás.

No juguemos demasiado a la espeleología, pensemos más en sumas y restas. Si algo permanece, por mucho que parezca un sinsentido o nos este realmente doliendo, es porque nos esta protegiendo de algo real o fantasmagórico que parece amenazar a la forma que hemos tenido en el ultimo tiempo.

A veces planificamos una misma actividad año tras año y sin embargo no la llevamos a cabo nunca. Cuando le dedicamos un rato a reflexionar, miramos lo que se repite cada vez, nos damos cuenta de que, por ejemplo, realizarla le daría un peso a un departamento en concreto que no sabríamos muy bien como gestionar. Ese es el tema interesante y sobre el que podemos trabajar.

6. Cuidemos de lo raro y excepcional

Si hiciéramos una pregunta del estilo de ¿color del pelo en las personas de nuestra organización? o ¿afición al futbol? o ¿camisetas coloradas en la ultima salida al monte?, con algunos matices todas las representaciones graficas resultado de la explotación de estos datos nos dibujarían una campana de gauss. Dónde unos pocos serían fanáticos del futbol, otros pocos –al otro lado de la grafica- odiarían el futbol y su mundo y el resto se repartirían a lo largo del dibujo. En lo alto de la montaña muchos, a menos en Bilbao, dirían que son del Athletic ;D.

Y ¿si quisiéramos ver como es, por ejemplo, el compromiso en nuestra organización?. También nos encontraríamos con el mismo dibujo.

Se puede aprender un par de cosas de este ejercicio. Yo cada vez tengo más respeto por las esquinas. A veces señalamos a los que entendemos trabajan menos, se escabullen y ponemos como ejemplo a los que lo dan todo. Siempre –unos y otros- serán unos pocos, si se van llegarán otros para ocupar esos lugares, porque todo parte de un ejercicio de comparación.

La clave y se lo escuchaba a mi amigo Pablo Aretxabala, es acompañar al colectivo, a la organización, a alcanzar valores mayores.

7. Trabajamos en la frontera, en los limites

Recuerdo algunas reflexiones hace años cuando militaba como monitor de tiempo libre que recuperaban la apuesta por seguir explorando los limites. En la definición de nuestra acción hablábamos de “movimiento frontera”. Y… ¿qué es eso? Puede ser muchas cosas, yo escuchaba una llamada a salir de los muros de nuestros locales, abrir nuestras actividades a crios y crías diferentes, participar en comisiones e historias más grandes junto a otras personas y entidades con las que compartamos ese punto interesante y complejo de afinidad y complementariedad, …

Lo escuchábamos hace unos días en unas jornadas. Las empresas están desmantelando sus unidades de Innovación y desarrollo.  Del centro de nuestras organizaciones, de las relaciones de siempre,… es difícil que surjan cosas nuevas. No es una llamada a desconectar de lo que sabemos, sin este saber hacer, sin la experiencia y nuestra capacidad de trabajar no construiremos nada; ni nuevo, ni viejo.

Pero las personas y las organizaciones que rozan, que escuchan diferente, se manejan en la complejidad, construyen junto a otras.

8. Cuidamos los relevos; reconocemos a los viejos y escuchamos a los nuevos

Nuestras entidades tiemblan de manera cíclica. Las personas entran y salen. De pronto esa persona que siempre había estado con nosotros, el núcleo duro de nuestra organización decide que su ciclo ha terminado.

Sobre esto ya hay mucho escrito. Quizás hacer hincapié en algo parecido al sentido clásico de respeto en dos direcciones;

  • Para los que entran: No te olvides de reconocer el trabajo realizado por las personas que han trabajado en ese lugar hasta ese momento. Eso significa estar atento a como se hacen las cosas, los ritmos, los rituales,…
  • Para los que estaban: Es clave aprovechar toda la información que nos dan estas personas recién incorporadas. Se encuentran en una posición privilegiada para decirnos cosas frescas sobre las que nosotros ya jamás tendremos distancia suficiente.

9. Aprendemos de lo que hacemos

Generamos espacios para aprender desde la practica. Acción + Reflexión + Acción transformadora; ese es el guión dibujado por nuestros mayores y que en la practica suele coger forma de planificaciones con sus objetivos con diferentes concreciones, de evaluaciones cada tres meses o actividades especiales,… Algunas tienen la visión, paciencia e intuición como para aplicarlo en la relación educativa.

Cada situación, cada vivencia, es oportunidad para el aprendizaje. Pero la experiencia por si sola no construye conocimiento, es todo lo que  ocurre tras esta lo que facilita o dificulta que salgamos creciendo.

Evaluar esta bien, la formación es importante, compartir lo que hemos vivido en cada actividad,… Quizás no es tanto un tema de espacios como de la calidad de estos. No tenemos que cubrir expedientes, queremos aprender. A la información de matiz tenemos que completarla con visiones más globales.

Y en este momento en el que nos toca vivir cada vez cobra menos sentido generar espacios cerrados. Compartamos nuestras planificaciones, nuestras actividades… antes, durante y después. Si todos colgamos en nuestros blogs, por ejemplo, nuestros aprendizajes, otros construirán a partir de ellos.

¿Terminamos?

Este es mi particular resumen de ideas cuando pienso en las personas enredadas que conforman nuestras organizaciones. ¿Como lo veis?. ¿Qué hacéis o creéis interesante hacer, en concreto, para afrontar/aprovechar estas situaciones? Escucho…
 

Asier Gallastegi Fullaondo

Korapilatzen. Consultoria, Formación y Coaching
Korapilatzen Ferrari Beratung
Bilbao, País Vasco, España
https://www.linkedin.com/in/asiergallastegi/
https://twitter.com/asiergallastegi

Licencia:
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

……………………………………….

Fuentes:
- Personas enredadas  Posted on octubre 13, 2011
- Personas enredadas II; casidecalogo1  Posted on octubre 17, 2011
- Personas enredadas III; casidecalogo (3 de 3)  Posted on octubre 23, 2011  
Imagen: Behavior in groups 
2011.11.16

Artículos relacionados: